me recogió en el aeropuerto, fue muy puntual. En el carro me dijo cómo se sentía feliz de tenerme finalmente a su lado. Me habló de sus planes, la casa que quiere construir para nosotros, el jardín que vamos a tener. Me afirmó « Yo tengo sueños ». Me dijo cómo querría llevarme a otro lado para hacer « cosas ». Nos pusimos cita para el domingo en la tarde. Me llevó a casa de mis padres, nos besamos rápidamente en el ascensor. Dejó las maletas, forzamos un abrazo muy fugaz y se fue. Antes de que se cerrara la puerta del ascensor me dijo « te odio ». No lo volví a ver. Domingo: teléfono en buzón.



 

Laisser un commentaire